No arruines tus fotos; sé más inteligente que tu smartphone y consigue resultados increíbles

Los smartphones tienen cada vez más parámetros y funciones que nos hacen parecer más profesionales. Una de ellas, es el High Dynamic Range (HDR). Aunque es una gran herramienta, no es la primera vez que se oye la típica frase de “las fotos con HDR no se ven bien” o “no tengo ni ‘pajotera’ idea de lo que es pero las fotos salen mal”. ¡Paparruchas! Eso es que no saben cuándo utilizar esta magnífica función que ya incorporan casi todos los móviles del mercado.

Qué es el HDR y cuándo debes utilizarlo

Puede que alguna vez hayas tenido una pequeña pelea con la cámara: Intentas hacer disparar pero la foto sale oscura. Y si tocas la pantalla en esa parte, de repente la foto te sale quemada. “Eso con una cámara réflex no me pasaría”, dicen algunos. ¡Mentira! Los móviles disponen de cámaras extraordinariamente desarrolladas. No culpes a la tecnología; el problema es que no estás captando bien la luz.

El HDR no es un un tipo de foto: son 3 fotos.

Para que no suceda eso, existe el HDR: una técnica que combina tres fotos con diferentes exposiciones: una oscura, una media y una clara. “¿Y por qué quiero tres fotos?”, te preguntarás. Pues básicamente, lo que hace tu móvil es mezclar esas tres imágenes y las convierte en una sola para que tu foto no salga ni demasiado oscura ni demasiado quemada.

Qué es el HDR y cuándo debes utilizarlo

Imagen sin HDR

Qué es el HDR y cuándo debes utilizarlo

Imagen con HDR

Como bien puedes ver la imagen de arriba está al natural, mientras que la de la de abajo utiliza el HDR. Como puedes ver, al margen de cuál es la que más te gusta, con el HDR todo se ve mejor; con más claridad. Especialmente, la parte superior derecha de la fotografía, donde sin HDR se ve quemado y con HDR se aprecia perfectamente.

¿Cuándo tiene que utilizarse el HDR?

Muy sencillo: cuando lo que estamos enfocando tiene partes muy oscuras y muy claras a la vez. Eso significa: días excesivamente soleados, puestas y salidas del sol, interiores… Solo debemos usarlo si lo que estamos fotografiando está quieto y sostenemos el dispositivo de manera firme, sin moverlo.

“Las fotos me quedan mejor sin HDR”

Eso es porque quizá no lo estás utilizando cuando toca. Verás: anteriormente, para hacer un HDR había que plantar la cámara con un trípode y disparar tres fotos en modo manual con tres exposiciones diferentes, para luego poder mezclarlas manualmente con un programa de edición en el ordenador. Este proceso es un tanto complicado; sin embargo, se podían conseguir buenos resultados.

Hoy en día, los móviles te ahorran todo ese proceso y te lo hacen instantáneamente solo con tocar la pantalla. Aún así, debes saber que un smartphone es muy inteligente pero jamás tendrá tan buen ojo como tú. Una foto HDR del móvil tiene un resultado automatizado muy prudente, donde simplemente te muestra un resultado para que toda la foto se vea con claridad. Si quieres conseguir el resultado óptimo, trata de corregir el contraste con aplicaciones.

Todo lo que sea relacionado con la fotografía tiene que ponerse en práctica. El HDR es muy fácil; a base de ensayo-error podrás perfeccionar tu técnica. Seguro que en una tarde lo tienes dominado. ¡Ánimo!